Por el Derecho a Comunicar. Entrevista a Damián Loreti y Luis Lozano.

Damián Loreti y Luis Lozano presentaron El Derecho a Comunicar, un libro que condensa el debate sobre la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. La premisa de los autores es considerar a  la información como un derecho humano y así analizar el papel del Estado, los medios y la ciudadanía en Argentina, relacionándolo con aspectos académicos y de derecho.

“La gente está convencida que no le pueden robar en las esquinas”, dice Luis Lozano en referencia a la noción que el pueblo tiene sobre la información como un derecho. Y es así como narra que desde que la Coalición por una Radiodifusión Democrática la información comenzó a ser algo por lo que la sociedad podía reclamar.

En ese marco recuerdan el día en que se sancionó la LSCA y la manifestación pública fuera del recinto. “Desde adentro se escuchaba al pueblo y estaba expectante por la sanción de una ley”, coinciden.

Durante la charla – así como en el libro- relatan los cambios normativos a la luz de la libertad de expresión, se preguntan qué paso en Argentina con la Coalición y con otros espacios populares. 

Los desafíos después de la LSCA
Los autores hablan de universalización (más que de equidad) en la comunicación social,  planteándola como sinónimo de pluralismo y diversidad.  Además, reflexionan acerca de cómo se distribuyen los mecanismos de hacer pública las diferentes voces ciudadanas. “Una preocupación común es que crezcan los universos de pantallas y en consecuencia nuevos procesos de concentración”, dice Loreti.

Por su parte, Lozano establece que “hay tres franjas de trabajo: el reconocimiento explícito a medios, cómo se garantiza la equidad (con los recursos escasos)  y  la multiplicación de actores y pantallas”.  Y continúa: “mas medios no siempre significa mas voces puesto que también puede implicar homogeneidad”.

El desafío entonces implica también buscar un marco normativo para los nuevos autores (cómo se reconoce el derecho humano a la producción y de qué manera instrumentarlo) definir roles que permitan crear nuevas estéticas a la producción como instrumentos y la garantía de la disponibilidad de recursos.


Sobre CBA24N y la televisión
“Lo que pasó en Córdoba es ejemplo del monopolio“, afirma Lozano, en relación a la negativa de la empresa Cablevisión de incluir la señal de noticias en la grilla del cable. Y muestra la manifestación pública, la reacción ciudadana que analizan en torno a la información y la libertad de expresión.

Al respecto narró: “Estaba en Palermo y este equipo local jugaba la final para clasificarse a la Seria A del fútbol Italiano. En esa ciudad, en un bar, los hinchas veían el partido –que se desarrollaba a metros de allí- por televisión. Pero lo que veían era el estudio de televisión desde el cual trasmitían”. A partir de aquí recuerda  “cómo antes veíamos las tribunas de los partidos”.


Lo que viene
Lozano y Loreti ya están  trabajando en un nuevo proyecto: qué pasa con el derecho a comunicar en el espacio digital puesto que hay otros objetos de apropiación, otros derechos involucrados.  Cómo se financia, cuáles son los derechos de los autores, son algunos de los desafíos que quieren resolver.